30 de octubre de 2014

26 de octubre de 2014

Berlín no se acaba en un círculo


Berlín no se acaba en un círculo, ni este libro, ni en las fotos que me quedan en la carpeta de memoria de esa ciudad y de todas las ciudades que la rodean. Berlín no se acaba en el S-Bahn ni en el Ring, que daba vueltas y vueltas en la capital alemana, en los suspiros, en la nostalgia y en las cosas que permanecen. Berlín no se acaba en las cajas que me dejé allí en mi última mudanza. Ni en las personas que se quedan o que siempre regresan.

Berlín comienza ahora. 

Berlín no se acaba en un círculo, publicado por Ya lo dijo Casimiro Parker lo podréis encontrar a partir de la semana que viene en librerías. Empiezan las presentaciones y la fiesta. La portada es un collage de Marcus Versus, así como todo el diseño y maquetación. 

El título está en la contraportada, porque todo empieza por el final. 
Segundo libro. Segunda era. 

Todo lo bueno empieza hoy.
Un poema de la segunda parte:



Yo vivía enfrente de una reserva natural.
De la mano de un hombre me interné en el bosque
una mañana de febrero.
Nos perdimos
el hombre y el niño.

Y el bosque era inmenso y oscuro.
Y el bosque era yo.



22 de octubre de 2014

¿Cómo se pronuncia "no sé"?, preguntó Nikola

Una de las cosas que me ha dejado Cosmopoética es este libro maravilloso titulado Lo que dijimos nos persigue, del macedonio Nikola Madzirov. Es un libro que he traducido antes de leerlo. En Córdoba, Nikola se empeñó en que le enseñara español a través de la traducción que hacen de sus versos Yolanda Castaño y Marija Petrovska.

Hay palabras de este libro que pesan como losas. Hay que volver a leerlo una y mil veces. Este poema es uno de los que más me ha conmovido. ¿Conocen esa sensación de no tener palabras y que las palabras que aparecen sean perfectas para el hoy?

Aquí van:

No sé

Todas las casas con las que sueño son lejanas,
lejana es la voz de mi madre
llamándome a cenar, mientras yo corro a los trigales.

Estamos lejos como una pelota que ha fallado el tiro
y se va hacia el cielo, vivimos
como termómetros que se necesitan sólo cuando
los vamos a mirar.

La realidad lejana me examina a diario
como un pasajero desconocido que me despierta en medio del camino
preguntando: ¿Es ese el autobús?
y yo le digo: , pero quiero decir: No sé
No sé dónde están las ciudades de tus abuelos
que pretenden negar todos los males conocidos
tanto como los remedios a base de paciencia.

Sueño con una casa en la colina de nuestros deseos,
para ver cómo las olas del mar van dibujando
el cardiograma de nuestras caídas y amores,
cómo la gente cree para no hundirse
y cómo camina para no ser olvidada.

Lejanas son todas las cabañas en las que nos escondimos de la lluvia
y del dolor de las ciervas muriéndose ante cazadores
mucho más solitarios que hambrientos.
El instante lejano me pregunta a diario:
¿Es esa la ventana? ¿Es esa la vida? y yo le digo:
, pero en realidad: No sé; no sé cuándo
van a hablar los pájaros sin pronunciar un cielo.


Nikola :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...